Senescencia Celular Aplicada a la Medicina Antiedad

El envejecimiento implica una disminución intrínseca y progresiva de la función que eventualmente nos afectará a todos. Si bien todo el mundo está familiarizado con el envejecimiento, muchas preguntas básicas sobre el envejecimiento son esenciales.

U$D 199.00

icon-cc-all-1024x159.png

¿Por qué las personas mayores son más propensas a sufrir enfermedades crónicas, cerebrovasculares , neurodegenerativos, autoinmunes, etc?

¿Qué cambios ocurren a nivel molecular y celular para causar los cambios que asociamos con la vejez?

¿Es el envejecimiento en sí mismo una enfermedad y podemos intervenir con éxito en el proceso de envejecimiento?

Con el paso del tiempo en nuestro cuerpo se va acumulando un cierto tipo de célula que no se divide y que tampoco muere (Células Senescentes,  un tipo de célula común que no se divide, descrito por primera vez hace más de cinco décadas).

Las células senescentes son células envejecidas, dañadas y que no se dividen y que se acumulan en el cuerpo con el tiempo , provocando inflamación y contribuyendo a enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la osteoartritis . Estas células normalmente son eliminadas por el sistema inmunológico después de seguir un programa de autodestrucción llamado apoptosis, PERO a medida que el sistema inmunológico envejece, deja de eliminar estas células. ¡Imagínese una ciudad cuya basura ya no se recoge; no es algo que quieras!

El panel superior muestra las células en un estado de senescencia; el panel inferior muestra células normales en proliferación.

Las células senescentes se ven muy diferentes a las células sanas. Expresan diferentes genes, se les prohíbe reproducirse o dividirse de forma natural y emiten señales inflamatorias “SOS” en un intento de reclutar otras células sanas para que acudan a su rescate, generalmente en vano. Estas señales incluyen citocinas proinflamatorias, quimiocinas, proteasas (enzimas que descomponen las proteínas) y otros factores que juntos forman lo que se denomina fenotipo secretor asociado a la senescencia (SASP). La inflamación creada por las células senescentes puede provocar una disfunción tisular e incluso hacer que las células sanas se vuelvan senescentes.

Como un virus zombi que se propaga y eventualmente causa el apocalipsis zombi de la fragilidad y la enfermedad en la vejez. Esta propagación de la senescencia celular puede ocurrir incluso a distancia, con células senescentes en un tejido, como la grasa, que propagan señales inflamatorias que causan senescencia a las células de otro tejido, como el músculo.

Cuando una célula entra en senescencia, y casi todas las células tienen el potencial para hacerlo, deja de producir copias de sí misma, comienza a eructar cientos de proteínas y activa las vías anti-muerte a toda velocidad. Una célula senescente está en su crepúsculo: no del todo muerta (células parecidas a zombis), pero no se divide como lo hizo en su apogeo.

La acumulación de células senescentes acelera el envejecimiento y promueve enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Las células senescentes se acumulan con la edad. Esto puede resultar en niveles más altos de ciertas proteínas del fenotipo secretor asociado a la senescencia (SASP), que los investigadores creen que impulsan los procesos relacionados con el envejecimiento y promueven las enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Y la senescencia, están empezando a comprender los científicos, está mediada en sí misma por procesos celulares asociados con el envejecimiento.

Disfunción de los telómeros 

Esto puede ocurrir cuando las piezas protectoras de ADN en los extremos de los cromosomas se acortan con las sucesivas divisiones celulares, o cuando su estructura interna se despliega, un proceso llamado «desencadenamiento de los telómeros». Se ha demostrado que ambos desencadenan la senescencia in vitro.

Mutaciones potencialmente oncogénicas

A medida que los mecanismos de reparación del ADN se erosionan con la edad, las células pueden adquirir ciertas mutaciones, en particular las que activan los oncogenes, que empujan a las células a la senescencia.

Metabolitos reactivos

Varios orgánulos celulares, especialmente las mitocondrias, pueden generar especies reactivas de oxígeno (ROS) que dañan los genomas mitocondriales y nucleares y, por lo tanto, impulsan la senescencia. Se cree que la producción de ROS aumenta con la edad.

Otros procesos

Varios otros mecanismos pueden impulsar la senescencia. Por ejemplo, el estrés mecánico puede conducir a la senescencia de las células en las articulaciones, y se cree que la maquinaria epigenética que gobierna la expresión génica se desregula con la edad, lo que de alguna manera puede inducir la senescencia.

¿Cómo la senescencia puede impulsar los procesos relacionados con el envejecimiento? 

Se entiende que la inflamación crónica y el agotamiento de las células madre son las consecuencias más importantes de la senescencia en los tejidos envejecidos, aunque se están explorando otros efectos.

La importancia de estos procesos puede variar según la condición en cuestión.

Inflamación crónica

Las células senescentes secretan citocinas proinflamatorias, que desencadenan reacciones inmunes crónicas que pueden provocar muchas enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Agotamiento de células regenerativas

Con la edad, es probable que las células madre de todo el cuerpo experimenten senescencia, lo que limita la capacidad del cuerpo para regenerar tejido y, en última instancia, compromete la función del tejido.

Senescencia en células vecinas

Las células senescentes pueden hacer que otras células a su alrededor experimenten senescencia a través de la secreción de proteínas de señalización particulares, un proceso denominado «senescencia paracrina».

Otros procesos

Algunos estudios sugieren que las secreciones de las células senescentes pueden inducir una disfunción mitocondrial en las células vecinas, generando ROS que provocan el daño tisular y la senescencia celular en los tejidos circundantes. Las células senescentes también se han implicado en la formación de proteínas mal plegadas como tau y amiloide-β, agregaciones de las cuales están asociadas con enfermedades neurodegenerativas y se ha sugerido que impulsan la senescencia por sí mismas.

El daño o la enfermedad pueden llevar a una célula por el camino de la senescencia.

Una vez senescentes, las células dejan de dividirse y eructan proteínas como las citoquinas, que atraen moléculas inmunes.

El sistema inmunológico puede matar las células senescentes y permitir que el tejido se regenere. Pero en el tejido enfermo o envejecido, se acumulan células senescentes.

Aquí está la importancia que esto tiene en la práctica clínica: ESTE SERÁ EL PRÓXIMO GRAN ASPECTO DE LA MEDICINA ANTIEDAD, INTEGRATIVA Y REGENERATIVA y desde ahora usted puede empezar a desarrollarlo con sus pacientes.

Usted recibirá con este curso:

  • Acceso a la plataforma educativa para estudiar el material 24/7.
  • Acceso a descarga del material pdf y material complementario.
  • Lista de exámenes necesarios para los pacientes que debe enviar el médico al paciente antes de realizar la terapia.
  • Consentimiento informado clínica-pacientes.
  • Acceso a los protocolos y dosis paso a paso para sus pacientes.
  • Acceso a preguntas por escrito con el especialista.
  • Diploma o Certificado de estudios.
  • Material bibliográfico descargable.
icon-cc-all-1024x159.png
Abrir chat
¿Tienes alguna duda?
¿Tienes alguna duda sobre Senescencia Celular Aplicada a la Medicina Antiedad? Mi nombre es Damian, y puedo responder tus consultas.